Turismo sostenible y cooperación cultural

Turismo sostenible y cooperación cultural

La Organización Mundial del Turismo (OMT), basándose en la definición de desarrollo sostenible establecida por el Informe Brundtland, asegura que:

El desarrollo del Turismo Sostenible responde a las necesidades de los turistas y de las regiones anfitrionas presentes, a la vez que protege y mejora las oportunidades de futuro. Está dirigido hacia la gestión de todos los recursos de forma que se satisfagan todas las necesidades económicas, sociales y estéticas, y a la vez se respeten la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas de apoyo de la vida.

El concepto de Turismo Sostenible tiene que ver con el de capacidad de carga. Ésta se define como el más grande aprovechamiento que se puede hacer de los recursos económicos, sociales, culturales y naturales de la zona de destino sin menguar la satisfacción de los visitantes y sin generar impactos negativos en la sociedad anfitriona o en el medio ambiente. Así pues, podremos hablar de Turismo Sostenible cuando no se sobrepasa la capacidad de carga de una zona de destino.

Món-3 trabaja el turismo sostenible como una herramienta útil para reducir la pobreza económica en los países del Sur, ofreciendo posibilidades de desarrollo y trabajo a todos aquellos que viven con menos de un dólar al día, respetando el entorno natural y las culturas diversas.

A través de la Cooperación Cultural, Món-3 pretende la recuperación y gestión del patrimonio cultural para favorecer el desarrollo de las capacidades culturales, así como la preservación de las identidades y la diversidad cultural, estableciendo las condiciones necesarias para que estas mejoras:

  • beneficien especialmente a las personas con menos recursos;
  • potencien la participación comunitaria y popular en la conservación del patrimonio;
  • fortalezcan las instituciones locales para una buena gobernabilidad en gestión del patrimonio cultural.

Con estos objetivos, las actuaciones de Món-3 en el ámbito de la Cooperación Cultural se presentan como motor de dinamización económica y creación de microempresas para conseguir una mejora en las condiciones de vida de la población que disfruta de un entorno con interés cultural, a la vez que se potencia la libertad cultural y la propia identidad.